Famosas con la cabeza rapada ¡adiós a las melenas!

Se suele decir que una que se sabe si una mujer es realmente guapa cuando se la observa sin ningún rastro de maquillaje; pero a ello se podría añadir que si una chica es atractiva con su cabeza como una bola de billar es que será siempre irresistible.

Y por la prueba de la cabeza rapada han pasado varias famosas: algunas por el mero placer de verse sin una larga cabellera; otras por exigencias del guion y las hay que también lo han hecho por algún acto de solidaridad o promesa o también para romper con las reglas establecidas en una sociedad en la que la mujer tiene que lucir una larga y bonita melena.

Algunas actrices se atrevieron a ir al peluquero y pedirle que en lugar de darle mechas; le hicieron que trajera la máquina y les dejara el aspecto de un recluta recién entrado a los marines americanos.

Entre las intérpretes que lo hicieron por obligación laboral hay que recordar a Natalie Portman y Demi Moore. La británica lo hizo al tener que interpretar a una activista política en la recordada V de Vendetta.

Las exigencias del guion es la principal razón para un rapado

En la misma situación se encontraba Demi Moore cuando le ofrecieron el papel de la teniente O’Neil. Aclimatarse a la dura vida castrense exigía ir con la cabeza bien afeitada. Al igual que a Portman le sentaba bien.

Quien no puede decir que estuviera tan favorecida, cuando optó por el afeitado capilar, es Cate Blanchett. A la australiana dejar de lado su melena dorada le supuso bajar su nivel de atractivo. Para Cate siempre melena.

La que sí que sigue una tentación (incluso Spacey volvería a caer con ella) es Mena Suvari aunque deje olvidad su melena y la sustituya por un corte militar. Los pétalos rojos de American Beauty le sentarían igual de bien.

No tan bien le sentaba el corte de cabello a Britney Spears, que en un mal momento personal; casi cunado más bajo llegó a estar decidió un cambio de look muy drástico y abandonó aquellas coletas rubias por un rapado que no le dejó rastro de pelo en la testa.

Otra de esas actrices que tuvo que ver cómo su pelo dejaba paso al cuero cabelludo era Charlize Theron. La sudafricana, que ya había optado por una cara desfigurada para Monster no tuvo reparo alguno en coger la cuchilla para trabajar en Mad Max. En el caso de Charlize, le quedaba el consuelo de que estaba igualmente guapa.

A algunas el rapado les sentaba peor que mal

Si Charlize dijo adiós a su melena rubia Cyntia Nixon hizo lo propio con su característica media melena pelirroja, que tan habitual era de ver en Sexo en Nueva York. Una de las inseparables amigas de Carrie optó por el rapado también por obligación laboral.

Y es que tener que cumplir con un papel es la principal razón por la uqe muchas estrellas hollywoodienses optan por el rasurado capilar como fue también el caso de Cameron Díaz. Una de las rubias del cine tuvo que poner fin a su famosa melena. Al igual que le ocurrió a la oscarizada Anne Hathaway, que no llegó al rapado al cero pero sí a un corte muy masculino para su papel en Los Miserables. A Anne le quedó bien, y es que a ella igual el diablo además de vestirle de Prada le hizo firmar un pacto.

Fotos: Twitter, Facebook.

Ver resumen Ocultar resumen

Elsa Ruiz no puede más. Así lo ha contado en el programa en el que colabora, Sobreviviré: «No estoy pasando una etapa buena emocional y psicológicamente. Estoy con depresión y ansiedad tratándome pero llevo un tiempo que la cosa no mejora», dijo en el programa bajo la atenta mirada, Nagore Robles, presentadora del espacio.

Ver resumen Ocultar resumen

Se puede ser estrella global del cine y las series y conservar cierto grado de compromiso político. Sobre todo cuando tu país se juega estar presidido por un reaccionario que disculpa las brutalidades de la dictadura. Pedro Pascal, el actor de The Mandalorian o Narcos, que se ha puesto (literalmente) la camiseta de Gabriel Boric, candidato de la izquierda a la presidencia de Chile. 

Ver resumen Ocultar resumen

Sí, han pasado cuatro días desde que Pablo Casado se coló, sin darse cuenta (guiño, guiño, pisotón) en una misa homenaje a Franco. 

A quién no le ha pasado que va a coger leche semidesnatada y acaba cogiendo entera; que se va a tomar un algo fresquito el viernes y termina volviendo a casa el lunes por la mañana. 

Más allá de la confusión, hay que reconocer que el asunto ha traído cola y ha acaparado más portadas y reacciones de las que cabría esperar. 

He aquí la versión de 

Páginas