Famosos que eran insoportables en los rodajes

Ser una estrella de Hollywood a veces implica no comportarse como lo haría el común de los mortales; y es que ver tu cara en las pantallas de los cines de medio mundo; cobrar millonadas por un papel y ser agasajados casi por cualquier lugar por el que se pasa acaba provocando que algunos actores y actrices se confundan en su actitud. Vamos, que como se suele decir se les sube la fama a la cabeza.

Son muchos los ríos de tinta que han corrido para contar las rarezas de algunos actores en los rodajes. Sólo hace falta echar un vistazo al pasado para comprobarlo. Y si no que le pregunten al personal de rodaje de Anger Managment. La polémica actriz llegaba al set de rodaje y se pasaba horas sentada en su camerino, situado en un tráiler.

El equipo de trabajo, además, tenía que aguantar que a veces los dejara tirados para irse a algún concierto de su novio. Ni siquiera Charlie Sheen sacaba de quicio tanto al equipo de la serie.

Alejado de la imagen de Lohan esta Christian Bale, que suele tener fama de actor entregado y muy profesional. Y por eso es difícil convivir con él, como se pudo comprobar en Terminator. El director de fotografía cometió el error de quedarse en el plano. La reacción de Bale hubiera hecho llorar al tipo más duro del mundo.

Los hay que son sólo tienen un disgusto momentáneo

Otro actor, que tiene fama de metódico, pero que debió de ser una tortura en un rodaje es Bruce Willis. Es habitual que en las promociones de las películas sólo haya buenas palabras. Pues no fue el caso de Cop Out. El director Kevin Smith agradeció a todos el rodaje, menos a Willis del que dijo que era un maldito idiota.

Quien también tuvo un comportamiento que no la hizo un compañera adorable fue Jennifer López en Qué esperar cuando estás esperando. En el rodaje de la película no quiso intercambiar palabras con nadie. Dicen que era una manera de responder al tratamiento de la prensa a su ruptura con Marc Anthony.

Y otra Jennifer que parece no tener una buena fama en los rodajes es Aniston. Quien fuera Rachel y que trasmite tan buen rollo es de las que en las grabaciones va por su cuenta. De hecho es de las que desayuna solas, pese a que todo un equipo lo haga junto. No es que sea un dramón pero no genera buen ambiente laboral.

Los hay que están en el rodaje porque no tirenen mejor plan

A quien también se le acusa de solo preocuparse por sí mismo y pasar del resto del equipo fue a Wesley Snipes en Blade.  Y es que llegaba al set de rodaje y estaba siempre solo y fumando marihuana. No hablaba ni con el director, al que acusaba de excluirle del proceso creativo.

Por su parte, a la que importa poco el proceso creativo es a Nicki Minaj. Ella y su troupe que le acompaña lo que desean es hacerse múltiples fotos, aunque lleguen tardísimo al rodaje.

El que no hacía fotos en los rodajes es Steven Seagal, que tenía la extraña costumbre de golpear a los dobles para ver si llevaban protección. Un gracioso el amigo Steven y muy fácil convivir con él si le ves de lejos. Como ocurre con tantos otros actores a los que la fama nubla. 

Fotos: Twitter, Facebook, Instagram

Ver resumen Ocultar resumen

Mucho se ha hablado este fin de semana sobre la pareja estable y tradicional (monogamia y matrimonio, bla bla bla) a cuenta de un artículo de Ana Iris Simón en el diario El País. Defendía la escritora lo bonito de casarse con el novio o novia de toda la vida. Más o menos. Y ha hablado en Twitter sobre ello mucha gente.

Por ejemplo, Nacho Vigalondo.

Seguir a Nacho Vigalondo en redes sociales debería ser obligatorio.

Ver resumen Ocultar resumen

En las últimas semanas, el discurso de Isabel Díaz Ayuso ha tomado un cáriz menos amable de lo habitual.

Obviamente, cada declaración que hace la presidenta de la Comunidad de Madrid, está medida al mínimo detalle para contentar a un electorado que, en los últimos comicios, la apoyó de forma masiva.

Así, si hay que cargar contra abortistas, quienes viven de alquiler o todo madrileño que se salga del tiesto azul que quieren imponer en Madrid, se carga. Sin problema

Ver resumen Ocultar resumen

Ha sido noticia la bisexualidad de un nuevo Superman, enésima revisión por parte de DC del héroe que crearan Jerry Siegel y Joe Shuster en 1933. El universo superheroico lleva persiguiendo su modernización y adaptándose al signo de los tiempos desde los años 60 y en pleno siglo XXI ser un superhombre no conlleva necesariamente comulgar con la heterosexualidad.

Sea como sea, la gente ha reaccionado a la orientación sexual del nuevo Superman.

Y, naturalmente, han voceado desde la caverna quienes creen que "Superman no puede ser gay".

Páginas