LQSA 8X04: Mafia, presidiarios, engaños, desnudos y bingueras

Telecinco - Lunes a las 22:30

La inocencia de los personajes de La Que se Avecina les acaba metiendo en líos, pero en este episodio serán líos de verdad, de los gordos.

Berta solo quiere comprar un sofá nuevo para su salón y acaba metida de lleno en el mundo de la prostitución.

Todo comienza cuando la santurrona convence a su salidillo marido para ir a un polígono a comprar el tresillo. Una vez allí aparecen varias prostitutas haciendo la calle. Antonio obliga, en uno de sus jueguecitos, a su mujer a hacerse pasar por una guarrilla. La pareja termina copulando en el coche mientras que un grupo de chinos les graban con los móviles.

A Antonio le gusta la experiencia y al intentar repetir la jugada, un chulo se lleva a Berta en el coche y le meten de lleno en el mundo de la prostitución. El pescadero va en busca de la ayuda de Coque y Enrique. Sin comerlo ni beberlo aparecen los tres en un club de streaptesses con Berta como protagonista. Al final su maridito consigue salvarla al más puro estilo Pretty Woman.

Judith y sus líos existenciales

Judith, se pregunta el ¿por qué todos sus pacientes le cuentan sus penas?. ¡Ni que fuera psicóloga!. En medio de sus crisis le sale un trabajo de lo suyo en un pis de reinserción de presidiarios. Allí todos son unos personajes de museo: el que no le ha dado 32 puñaladas a su abuela ha asaltado un chalé. Aún así, Judith se enamora de uno de ellos, Aitor.

Es la policía la que acaba en el piso de Aitor deteniendo a Judith y cortándoles el rollo.

En el Bingo no siempre se gana

Por su parte Amador y Emilio deciden ir a probar suerte a un Bingo. Tras varias partidas ninguno gana nada. Ansiosos por el dinero atracan a la mujer ganadora de la noche, Sonsoles (interpretada por Kiti Mánver) pero luego llaman al hospital para que se la lleven y la visitan allí.

La ricachona les lleva a su mansión, les promete el oro y el moro a los chicos y acaban haciendo lo que ella dice. Hasta consigue que hagan un streaptesse para ella y algo más.Y, resulta que todo era mentira. Sonsoles era tan solo la sirvienta de unos ricachones de verdad y esa casa gigante pertenece a sus jefes.

Su trío se convierte en dúo

Por otro lado, el Concejal de Ocio y Tiempo Libre está en su casa con la alcaldesa (a la que da vida la ganadora de cuatro Goyas, Verónica Forqué) cuando aparece su mujer, Araceli. Enrique sueña de día y de noche con hacer un menoi a trois, pero las chicas se hacer súper amigas y desaparecen ante los ojos de Enrique.

Como cada lunes las situaciones surrealistas están listas. La bueno es que todo acaba bien y que en cada capítulo algunos rostros conocidos sorprenden al público con su presencia. En esta ocasión les ha tocado a Verónica Forqué y a Kiti Mánver y seguro que en semanas futuras algún famoso más sorprende a los telespectadores.

Fotos: Twitter.

Ver resumen Ocultar resumen

Qué buena pinta tiene esta ficción que se estrenará en Movistar. Algo así como el duelo De la Morena vs García convertido en serie. Y con Javier Gutiérrez protagonizando. Comedia salvaje y Jesús Gil resucitado para la ocasión porque si se habla de duelo nocturno en la radio deportiva de antaño tiene que estar Jesús Gil, el histrión por excelencia.

¿Cómo nadie había ubicado en el escenario de la radio deportiva nocturna de los tiempos gloriosos una ficción sobre la lucha por le éxito?

Ver resumen Ocultar resumen

A pesar de su amplia carrera, Juan del Val era conocido como marido de (lo que no está mal, dado que suele ocurrir al contrario). Pero, de un tiempo a esta parte, y sobre todo como consecuencia de su participación en programas como 'El Hormiguero' o 'El Desafío', todo el mundo conoce su nombre como un ente a parte de su conocidísima pareja, Nuria Roca.

Ver resumen Ocultar resumen

En el mundo de la ficción está todo visto... ¿o no? Bueno, quizá visto sí, por eso la idea de adaptar grandes historias de ficción al formato podcast, no es ninguna tontería. Porque es muy fácil sentarte delante de la televisión y que otros hagan el trabajo por ti, pero tener que imaginarte tú los escenarios y personajes, al igual que haces cuando lees un libro, eleva la experiencia de la ficción a otro nivel.

Páginas