Mangalarga y otros epic fails de camisetas de fútbol

DependientaCamisetas de fútbol online, ¿en qué puedo ayudarle? 

Cliente: Hola, buenas tardes, mire quería pedir la camiseta del Manchester United. La roja. 

Dependienta: Es usted un Diablillo Rojo, ¿eh? ¿La quiere con número detrás? 

Cliente: Sí, por favor, la quería con el número 20. Ah, y de manga larga, por favor. 

Dependienta: Perfecto. Serán 85 euros con los gastos de envío incluidos. Le llegará en un plazo máximo de 15 días. 

(22 días después...)

Cliente: (Tras abrir la caja...) ¡WTF!

Mangalarga

Pues sí, amigos, el mundo de las camisetas de equipos de fútbol es un campo abonado para los fails más épicos que hayamos imaginado. Si lo pensamos, las opciones para liarla parda son de lo más variadas. Para empezar, la impresión no depende dl cliente totalmente, sino que lo hace de la persona responsable de la misma. 

Es decir, alguien que trabaja en una tienda de fútbol, puede odiar con todo su corazón el deporte rey. Y claro, en ésas que le piden la camiseta de Di María, no entiendes bien el nombre por eso del acento de Manchester y tal, y la caga de forma memorable. 

Damaria

Y eso con el bueno del Fídeo, cuyo nombre es fácil. Imaginad que enviamos a Inglaterra (porque todos los fails recopilados son made in Premier League) a Gerard Deulofeu. Azulgrana y en botella, error al canto. Dicho lo cual, en el caso del canterano del Barcelona, está justificado. En España ya nos cuestra pronunciar su apellido, imaginad en Reino Unido. Misión imposible, mate. 

Deufoleu

Y es que en Inglaterra tienen un problema serio con los nombres castellanos. Otro ejemplo lo encontramos en el paraguayo Roque Santa Cruz. Sí, el nombre es sencillo, hasta de pronunciar. Pues ni con ésas. Satna Cruz y a correr. De hecho, el jugador tuvo que jugar con su nombre mal puesto. 

Satna Cruz o Di María tachado

Encargado de poner los nombres del Blackburn Rovers, sólo tenías un trabajo. O bien no te caída nada bien el paraguayo o bien estabas algo despistado ese día. Pasara lo que pasara, gracias por este momentazo. 

Satna-Cruz

Eso sí, ni hecho a propósito, el momento Satna Cruz superaría al hincha que se emocionó con la llegada de Di María al Manchester, equipo en el que duró un año. Y claro, con lo que cuesta una camiseta de tu equipo, como para guardarla o tirarlaa. ¿Solución? Cámbiame Premium al canto, apaño casero y como nueva. ¿Acaso alguien lo nota? Pues eso. 

dimariamata

Eso sí, nunca debemos olvidar que el hincha futbolero British es de los que apoya hasta su último aliento, siempre y cuando haya cierta reciprocidad en el esfuerzo. Y en el caso de Fernando Torres en el Chelsea, lo cierto es que no la hubo. Y mira que el madrileño acabó marcando 45 goles con los Blues, pero en 172 partidos.

Dont Scorres

La media de un gol casi cada cuatro partidos no fue suficiente para la afición. Al menos se lo tomaron con humor. No queda otra. Al final, el fútbol es un deporte en el que juegan 11 contra 11 y siempre gana Alemania. 

Fotos: Redes Sociales

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

En muchas ocasiones el terror no es mayor por lo que muestra sino por lo que deja entrever, por aquellos elementos que aparecen puntualmente en el filme pero que dicen mucho más de lo que en otro contexto pudieran hacer. Un teléfono; un vídeo, peluches… muchas cosas que añaden una dosis de mayor tensión a una película que busca que el espectador girte, llore o patalee producto del miedo.

Ver resumen Ocultar resumen

Menudo revuelo mediático ha organizado Caitlyn Jenner. La recién nacida famosa ha revolucionado a medio mundo con una portada histórica para Vogue (una más). Eso sí, ésta entra en el catálogo de portadas icónicas. Bruce Jenner ha muerto, y ha dejado paso a su verdadero yo: Caitlyn Jenner. 

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Es uno de los actores más prolíficos de nuestra era, uno de los más grandes. En octubre estrenará nueva película. Hablamos de Robert de Niro y de El Becario. En El Becario, el actor, director y productor trabajará para Anne Hathaway en su empresa de moda online.

Páginas