Steven Spielberg hará Un Mundo Feliz televisivo

Steven Spielberg, el cineasta que todo lo convierte en oro, se ha propuesto llevar la novela Un Mundo Feliz, del año 1932, a televisión. Éste libro del escritor británico Aldous Huxley es considerada como una de las mejores obras de la literatura anglosajona moderna.

Aún no se han dado a conocer los nombres de los actores que trabajarán en la serie ni cuándo comenzará su rodaje, pero muchos esperan ya que llegue pronto su estreno.

El canal de televisión Syfy (que pertenece al grupo NBC) y Amblin, la productora del director, se han unido para llevar a la pequeña pantalla todo un clásico de la ciencia ficción. La cosa promete y parece que la miniserie y su estreno serán un evento televisivo monumental.

Se acabó la familia, el arte y la literatura

Un Mundo Feliz plantea una sociedad aparentemente perfecta, sin guerras, enfermedad ni hambre. Un universo en el que las drogas, el consumismo y el sexo libre son las válvulas de escape de los habitantes y en el que la capacidad de amar, la familia, el arte o la literatura no existen. Toda esta perfección será puesta a prueba por el Salvaje, un personaje criado en una reserva que amenazará esta aparente utopía.

Los protagonistas son Lenina, una correcta ciudadana que cumple su función con la sociedad y que se relaciona con todos los hombres que le sea posible, pero que es bastante incapaz de ejercer su libertad de pensamiento.

Bernard Marx es el otro personaje principal de la novela. Un hombre muy inteligente pero más pequeño de la habitual. Por ello sufre rechazo social, se siente miserable porque le cuesta tener citas con mujeres, y, a menudo, expresa opiniones de inconformismo.

Estos y otros habitantes han sido creados in vitro, en una cadena de montaje. Además, todos ellos están separados en dos clases: Alfa y Beta (clase alta) y Delta y Epsilon (clase baja). Lenina y Marx se conocerán y visitarán juntos la Reserva Salvaje.

La Isla

El libro ya cuenta con algunas adaptaciones menores en forma de TV movies realizadas en los años 1980 y 1998. También ha sido fuente de inspiración para músicos como Marilyn Manson o Iron Maiden. Pero, sin duda, la película La Isla (dirigida por Michael Bay, protagonizada por Scarlett Johansson y Ewan McGregor, y estrenada en el año 2005) es la que cuenta con más semejanzas con Un Mundo Feliz. Los estados de trance, la reproducción asistida, el uso de drogas, el sexo sin ton ni son y los niños viviendo en grupos para evitar la individualidad, son comunes en las dos obras.

El éxito de Spielberg

Se espera que la serie sobre Un Mundo Feliz sea un éxito y es que el director, productor y escritor, Steven Spielberg, es el creador de muchas de las películas más influyentes de nuestra era. Como ejemplos: Tiburón, E.T. El Extraterrestre, Poltergeist, Indiana Jones, Regreso al Futuro, Los Goonies, Parque Jurásico, Minority Report, La Terminal, Transformers o Súper 8. Además, ha conseguido cuatro Óscar, seis Globos de Oro y tres Premios BAFTA, entre muchos otros reconocimientos y galardones.

Spielberg es un genio y unido al escritor Les Bohem, quien adaptará la novela Un Mundo Feliz para la serie, y un tema que vende, como el de la visión de un futuro que salió mal, tiene muchas papeletas para triunfar.

Fotos: Twitter, Facebook e Instagram.

 

Ver resumen Ocultar resumen

Henry Cavill es, por méritos propios, uno de los actores más exitosos del siglo XXI. Su popularidad es extraordinaria en el ámbito como protagonista de series para un amplísimo público.

Tras dar vida a Superman durante más de una década, ahora arrasa en Netflix con la adaptación a televisión de The Witcher. 

Ver resumen Ocultar resumen

Juego de Tronos terminó hace dos años después de ocho temporadas de traiciones, amor, intrigas y sobre todo, mucha sangre. 73 episodios que congregaron frente al televisor a millones de fans que no podían esperar para saber quién ocuparía el trono de hierro.

Ver resumen Ocultar resumen

La historia de los Beatles siempre ha fascinado y Peter Jackson ha decidido rescatarla en forma de documental. Pero como había mucha tela que cortar, ha tenido que dividir las siete horas de metraje en tres documentales (¡mira, como le pasó con El señor de los anillos!).

Páginas