Pedro Sánchez + Zapatero y otras mezclas imposibles de rostros políticos

Cosas divertidas que discurren por Twitter bajo el torrente de puñetazos, mal rollo e insultos coloreados en que se ha convertido esta red social. Gracias a @dromuz por descubrirnos cómo sería nuestra clase política si se fundieran sus rostros.

Por ejemplo, arriba lo vemos parcialmente, Pedro Sánchez y Zapatero.

Dos presidentes unidos fisonómicamente y un resultado inquietante.

Como inquietantes son la mayor parte de los resultados.

Véase el hilo.

 

 

 

 

 

 

 

 

Algún apunte al respecto de este hilo.

Isabel Díaz Ayuso + Pablo Iglesias = Leonor Watling

Teresa Rodríguez + Irene Montero = Irene Montero + Teresa Rodríguez (o sea, como si no hubiera habido fusión)

Pablo Casado + Mariano Rajoy = Carlos Latre

Divertido ejercicio de @dromuz que nos ha hipnotizado y hecho pasar un buen rato.

Gracias por los buenos ratos.

Ahora a seguir dándonos de hostias en Twitter.

 ADEMÁS: Las 10 mejores comedias de la historia

Ver resumen Ocultar resumen

El mundo de la publicidad y el marketing mueve miles de millones de euros todos los años. 

La competencia es tremenda en todos los sectores y destacar no se sencillo. Ni barato, en muchos casos. 

Y claro, las empresas invierten cantidades ingentes de dinero en campañas sofisticadas, divertidas, elegantes, novedosas o llamativas para que los clientes elijan sus productos o servicios. 

Ver resumen Ocultar resumen

Quien diga que una imagen no tiene sonido, está en un error tremendo. 

Puede que, en el sentido más estricto y literal, efectivamente, una imagen tenga por imposible el contar con un sonido real. Ahora, esa maravillosa máquina llamada cerebro, que no todo el mundo termina de usar de forma correcta, se encarga de hacer su trabajo, incluso aunque no queramos. 

Ver resumen Ocultar resumen

El pasado mes de diciembre, Rafael Amargo era detenido y acusado de un presunto delito de tráfico de drogas y pertenencia a banda criminal. A la espera de juicio, el bailarín ha defendido su inocencia en Liarla Pardo donde, además, ha dejado las perlas que acostumbra, aunque esta vez con nombres y apellidos para sorpresa de muchos. 

Páginas