Rafa Nadal trolea a un periodista que se durmió en su rueda de prensa

Es cierto que el tono de Rafa Nadal no es el más animado. 

Es cierto que la diferencia horaria de Australia con el resto del mundo hace estragos con el jet lag. 

Es cierto que las jornadas tenísticas de un Grand Slam son maratonianas. 

ADEMÁS: Los mejores (y más memorables) momentos de la historia de La Roja

Ahora, hay que tenerlos bien cuadrados para dormirse en plena rueda de prensa de uno de los mejores tenistas de la historia. Y esto es lo que ha pasado esta mañana en la comparecencia de Rafa Nadal. 

El manacorí afronta 2019 con las dudas sobre su recuperación, tras varios meses parado por lesión. A pesar de ello, ha debutado en el Open de Australia, primer Grand Slam del año, con victoria ante James Duckworth (6-4, 6-3 y 7-5)

Obviamente, el Rafa Nadal afrontaba la comparecencia ante los medios de buen humor y con una sonrisa en la cara. Quizás por eso se ha tomado mejor todavía el hecho de que un periodista italiano se haya quedado dormido mientras hablaba

ADEMÁS: Con ustedes, el nuevo pelo de Rafa Nadal

El tenista balear no sólo no le ha despertado, sino que ha hecho cómplices al resto de los presentes, señalando como la mirada al ausente periodista. En tono bajo ha asegurado que "no le interesa" lo que tengo que decir

Cuando el periodista ha amanecido, Rafa Nadal ha continuado su trole. "Sé que tenías los ojos cerrados para concentrarte mejor en lo que estaba diciendo". Genio y figura. Y es que los grandes tenistas, lo son tanto dentro como fuera de la pista.

Fotos: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

Han pasado más de tres años desde que Rosalía paralizara al mundo con El Mal Querer

Desde entonces, la cantante barcelonesa se ha convertido en una estrella global, se ha asentado en Los Ángeles pero no había sacado álbum nuevo

Ver resumen Ocultar resumen

El problema de base es que en un restaurante griego, situado en Colorado (Estados Unidos), alguien ha hecho guisantes con cosas y ha decidido llamarlo paella española.

No sólo eso, además lo ha compartido en redes sociales, en concreto en Facebook, que ahora pertenece a Meta, pero sigue oliendo a naftalina y de ahí ha llegado a Twitter.

Y claro, se ha liado.

Primero el tuiterismo fue en serio (¡hey, una paella es esto!) y luego llegó el desfase haciendo pasar croquetas por arroz valenciano y otros delirios.

Ver resumen Ocultar resumen

Hace ya casi un año que Donald Trump abandonó la Casa Blanca y, desde entonces, el mundo es un sitio mejor.

A pesar de los eternos cuatro años que el multimillonario estuvo como presidente de Estados Unidos, había algo por lo que sí merecía la pena verle a diario en televisión: Melania Trump. Existia (existe) algo en el carisma de esa mujer poderosa que salvaba (salva) su figura de la quema. Y una sospecha permanente de que su unión con Donald Trump no es del todo un mar en calma.

Páginas