Natalie Portman, verdadera protagonista del regreso de Thor

Thor, el Dios del Trueno, está de vuelta. El único capaz de levantar a Mjölnir, el martillo de los Dioses, ha recuperado su buena forma física que había perdido en Vengadores: Endgame y regresa con un único objetivo: salvar a Jane Foster, su único amor, que había desaparecido del universo Marvel sin dejar rastro.

Bueno, eso de que es el único digno de levantar a Mjölnir no es del todo cierto, ya que, en la última aventura de Los Vengadores, vimos al Capitán América levantándolo como si nada y en esta nueva aventura de Thor, quizá sea otra persona quien lo enarbole...

La nueva entrega del dios del Trueno, Thor: Love and Thunder, ya tiene fecha de estreno confirmada, y tendremos que esperar un poco aún, hasta el 6 de mayo de 2022.

Lo más llamativo de esta nueva aventura del superhéroes es el regreso de Natalie Portman como Jane Foster, el gran amor del asgardiano. Portman, que participó en las dos primeras entregas de Thor, abandonó la franquicia porque no se sentía cómoda trabajando en grandes producciones con tanto nivel de presupuesto, pero ha decidido volver y lo hace por todo lo alto.

¿Y por qué por todo lo alto? A pesar de que todavía no tenemos sinopsis oficial de la película, sabemos que estará basada en la serie de cómics de The Mighty Thor, en la que Jane es diagnosticada de cáncer y la única forma de curarse es a través del mágico martillo, por lo que podría convertirse en la Diosa del Trueno. ¡Toma ya!

Lo que no sabemos es lo que estará haciendo Thor, ya que al final de Vengadores: Endgame le dejábamos formando parte de los Guardianes de la Galaxia. Por otro lado, Valkiria, la reina de Nuevo Asgard, se declarará abiertamente bisexual convirtiéndose así en uno de los primeros personajes LGTBI en una película de Marvel (después de Phastos, en Eternals).

Además de Chris Hemsworth, Natalie Portman y Tessa Thompson (Valkiria), el reparto incluye a Christian Bale, como el principal villano, Gorr, el carnecero de los dioses, un tipo decepcionado con las divinidades que está dispuesto a arrasar Asgard; Russell Crowe como Zeus; Jaimie Alexander como Sif; y se prevé que podamos ver a Chris Pratt interpretando a Star-Lord, Karen Gillan como Nébula y Sean Gunn como Kraglin.

El director neozelandés Taika Waititi repetirá como realizador y guionista de Thor: Love and Thunder, después de revolucionar el universo Marvel con esa mezcla de humor y acción en Thor: Ragnarok.

Ya estamos deseando ver el reencuentro entre Thor y Jane.

ADEMÁS: 'Eternals': una de superhéroes dirigida por Chloé ('Nomaland') Zao

Ver resumen Ocultar resumen

Ha sido una edición rara la de los Oscar 2021 y la retransmisión de la gala se saldó con un rotundo fracaso de audiencia. La gran industria quedó en hibernación (salvo excepciones) y la temporada cinematográfica ha sido una oportunidad para el streaming, el cine independiente y las apuestas arriesgadas. No ha habido una mala cosecha (para la que está cayendo). La crepuscular Nomadland, la empoderada Una joven prometedora, el hedonismo salvaje de Otra ronda, la militancia inteligente de Judas y el Mesias Negro.

Ver resumen Ocultar resumen

Ha sido una gala lentísima, con discursos eternos y un ritmo cansino como hacía tiempo no se daba. Lo de hacer una gala que pareciera una película, se ha conseguido, si la película era Roma, de Alfonso Cuarón. 

A pesar de todo, la 93ª gala de los Oscar ha dejado varios momentazos, una alfombra roja reducida pero tremenda y, sobre todo, un protagonista inesperado con una historia igual de inesperada y dura: la dedicatoria del Oscar de Thomas Vinterberg a su hija fallecida. 

Ver resumen Ocultar resumen

Y cuando todo apuntaba a que el Oscar póstumo a Chadwick Boseman cerraría la gala más aburrida de los últimos años, saltó la sorpresa. Anthony Hopkins, cuya actuación en El Padre es la mejor del año, se lleva de forma justa su segundo Oscar (tras el que se llevó por Hannibal Lecter en El Silencio de los Corderos en 1991). 

Así, el actor británico se convierte en el más veterano en ganar un Oscar, con 83 años. La faena es que ha sido de los pocos que no ha acudido a la gala para recogerlo. 

Páginas