'Ya no estoy aquí': una película hermosa y triste para ganar el Oscar

Está preseleccionada para el Oscar a la Mejor Película Internacional en una lista bastante larga donde también se incluye, por ejemplo, la úlima de Thomas Vinterberg (el de de Celebración y el pretérito cine dogma). Apostamos por Ya no estoy aquí porque es pura belleza melancólica y desoladora y, sin embargo, tan luminosa cuando suena la cumbia y su protagonista comienza a bailar. En el baile todo se diluye y puede hallarse una porción de felicidad.

Tienes esta peli en el catálogo de Netflix.

Ya no estoy aquí habla del tiempo en que en Monterrey se puso de moda entre los muy jóvenes la cumbia y se hicieron bandas de estilo Kolomobia (así se autodenominaban quienes se adscribían a este culto musical y estético). Un mal paso del destino hace que el protagonista tenga que huir a Nueva York. Es un adolescente y su vida en la ciudad de los rascacielos no tiene nada que ver con las delicias de Manhattan que imagina el turista.

El director Fernando Frías de la Parra introduce muchos de los elementos de las fábulas hollywoodienses para pervertirlos y colocarlos a pie de realidad. Por ejemplo, el protagonista, mexicano en la pubertad que habita las calles de Nueva York sin saber una palabra de inglés, se hace amigo de una americanojaponesa que quiere protegerlo de su desvalimiento. Pero el cuento de hadas no conduce al territorio de la comedia romántica precisamente. 

En Ya no estoy aquí ni se incurre en la edulcoración ni en la pornografía de la violencia o lo miserable. Las catástrofes que acontecen al protagonistas son normales, muy tristes porque poseen la esencia de una realidad brutal, la del México de la pobreza y el narco y la falta de futuro.

Hay que ver 'Ya no estoy aquí' y disfrutarla aunque duela.

A veces lo bello tiene que doler.

Y queda la música (como cantaba Aute) y esa cumbia bailada por niñas y niños de barrios humildes, redescubierta como un nueva identidad a la que acogerse en medio de la tormenta.

DANIEL SERRANO

ADEMÁS: Las 10 películas más aburridas de la historia

Ver resumen Ocultar resumen

El capitalismo se regenera buscando nuevas formas de esclavitud y ahora llega, en Estados Unidos (y veremos si en otros países del orbe desarrollado) la experiencia de volver al nomadismo para sobrevivir. Hablamos de gente que reparte para empresas como Amazon o va de ciudad en ciudad a la busca de la chapuza que se presente para ganar unos dólares. 

Ver resumen Ocultar resumen

Escribo este artículo para nadie porque ¿quién demonios se acuerda de Éric Rohmer? Murió en 2010 y su cine (tan francés) es una celebración de la sentimentalidad y las horas dulcemente perdidas en interminables paseos sin propósito. Las películas de Rohmer siempre (o casi siempre) se desarrollan durante las vacaciones. Él decía que ahí, en ese tiempo libre ajeno a la tiranía laboral, es donde se halla la verdadera vida.

Ver resumen Ocultar resumen

Cuando hablamos de Mario Casas (A Coruña, 1986) ¿a quién nos referimos exactamente? ¿A un ídolo de adolescentes a punto de que caduque su esplendor juvenil? ¿O a un intérprete de los pies a la cabeza aclamado por crítica y público? Ambas cosas quizás, como bien saben sus seguidores y seguidoras desde los tiempos en que interpretara a un jovencísimo Ulises en la serie  El Barco o a Aitor en Los Hombres de Paco

Páginas