1982: el año de las obras maestras del fantástico y la ciencia-ficción

1982: el año de las obras maestras del fantástico y la ciencia-ficción

En 1968, Stanley Kubrick revolucionó el mundo de la ciencia ficción de la mano de 2001, una odisea en el espacio. Aquello fue un gran paso para el género, pero un gran salto para una época dorada dentro del séptimo arte.

Los títulos de fantasía y ciencia ficción empezaron a caer poco a poco en nuestras manos, hasta que a finales de los años 70 aquello empezó a poner los dientes largos a los seguidores más acérrimos. En 1977 llegarían La guerra de las galaxias, de George Lucas -que finalmente sería el episodio IV de la saga-; Encuentros en la tercera fase, de Steven Spielberg; y Operación Ganímedes, de Reiner Erler. Y en 1979 sería el turno de otras grandes joyas de la talla de Star Trek: la conquista del espacio, de Robert Wise; y Alien, el octavo pasajero, de Ridley Scott.

ADEMÁS: ¿Qué dice la crítica de ‘Rings of Power’?

Todas aquellas películas ya se habían convertido en títulos de referencia para los fans. Pero aún no había llegado lo mejor…

Apenas tres años después de que Ripley se las viera con uno de los peores asesinos del universo y que el Enterprise surcara el espacio profundo, llegaría el momento estelar del cine fantástico y de ciencia ficción con un año en el que llovieron éxitos que acabaron por convertirse en obras de culto, no ya solo del género, sino del cine en general.

Cambios y más cambios

Los 80 fueron años de cambio en general, pero también lo fueron de forma específica en el mundo del cine. Aparecieron nuevos y jóvenes directores, como Steven Spielberg o George Lucas, entre otros, que habían llegado al gremio no solo para transformarlo, sino para quedarse y dar un aire fresco, ellos particularmente a las películas fantásticas y de ciencia ficción.

Llegaban cambios en las técnicas de hacer cine, en los efectos especiales, en la forma de contar las historias. Se producían cambios en los grandes estudios y cambiaba la forma de consumir los productos cinematográficos: habían nacido los ‘blockbuster’ y empezaban a asentarse los videoclubs, para disfrutar del cine en casa con esa maravilla que era el VHS

La revolución había llegado y el mejor ejemplo de todo aquello, hablando específicamente de los géneros fantástico y de ciencia ficción, fue el año 1982. Un año glorioso y en el que los fans pudieron experimentar el éxtasis con una auténtica avalancha de obras maestras.

Una colección de películas de culto

Pero… ¿cuáles fueron todas esas producciones por las que podemos decir que 1982 fue el gran año de la ciencia ficción y la fantasía? Vamos a hacer un repaso por ellas…

Blade Runner

Aunque fue un fracaso en la taquilla, con los años, el público de ha dado cuenta de la joya que creo Ridley Scott. Enmarcada en el subgénero del ciberpunk, se ha acabado convirtiendo en una película de culto y en una influencia para títulos posteriores y para otros ámbitos como la publicidad, la literatura, la moda, la arquitectura o el videoclip.

La historia, protagonizada por Harrison Ford y Rutger Hauer, se centraba en la guerra entre Blade Runners y Replicantes, en un mundo donde los robots habían alcanzado y superado al hombre de manos de los avances de la ingeniería genética.

E.T., el extraterrestre

Steven Spielberg ya había triunfado con la ciencia ficción en 1977 con la tremenda Encuentros en la tercera fase y volvió a probar suerte con los alienígenas, pero dándole al tema una vuelva de tuerca. Probó a llegar a nuestros corazoncitos con el entrañable E.T., una extraterrestre bueno y asustadizo que se ayudará de unos niños para volver a su casa.

Una película inolvidable y auténtico éxito en aquel año 1982 en el que arrasó en taquilla, liderándola durante nada menos que seis semanas.

Poltergeist

Y más de Steven Spielberg, que actuó en Poltergeist como productor y guionista (y según algunos como director a escondidas, a pesar de que eso fue cosa de Tobe Hooper). Fenómenos paranormales en familia y en una casa, con ciertos toques de comedia. Una idea que ha sido copiada infinitas veces, pero siempre bajo la sombra de esta película que ha tenido una gran influencia en la historia del cine.

Su enorme éxito le llevaría a convertirse en una trilogía

Star Trek II: la ira de Khan

Considerada por muchos como la mejor de todas las películas y con uno de los mejores villanos de la saga trekkie: Khan, que el actor Ricardo Motalbán ya había interpretado en 1967 en el capítulo Space Seed de la serie original. Guiño y acierto.

Nuevas aventuras del almirante James T. Kirk y el resto de la tripulación del Enterprise después del éxito de Star Trek: la conquista del espacio (1979).

Tron

Vanguardista, futurista y espectacular. Nos adentraba en el mundo de los ordenadores a través de un hacker que se divide molecularmente y se mete en un ordenador para controlarlo y con el que tendrá que vérselas el bueno de Jeff Bridges.

Una auténtica revolución visual que impacto en la época y que dio para una segunda parte en 2010 (Tron: Legacy) y un videojuego (Tron: Evolution).

Mad Max 2, el guerrero de la carretera

Se estrenó el 24 de diciembre de 1981, pero por unos pocos días la podemos incluir en este glorioso 1982. Mel Gibson volvía a repetir papel para saltar al estrellato de Hollywood.

Mientras nosotros volvíamos a disfrutar de esta ‘road movie’ postapocalíptica y futurista sobre gente que quiere acabar con otra gente por conseguir un poco de gasolina. Y no hablaban de 2022…

La cosa

Recibió críticas negativas y no se llevó precisamente el favor del público en las salas de cine. Pero una vez en los videoclubs la cosa cambió directa hacia el éxito y convertida con los años en una película de culto del género fantástico y de terror.

En ella John Carpenter nos presenta a un extraño ser que coge la forma de sus víctimas y contra el que un equipo de científicos liderado por Kurt Russell tendrá que lidiar en una estación experimental de la Antártida.

Conan, el bárbaro

De ese frio rincón de lo que podría ser la actualidad al Medievo para meternos en la piel de un superbestia ultramusculado bárbaro de nombre Conan y de apellido ‘venganza’, porque el muy bestia buscará cargarse a aquellos que un día mataron a su familia y lo vendieron a unos traficantes de esclavos.

Una producción que cosechó un buen resultado en taquilla y que dio para una segunda entrega, Conan, el destructor (1984), siempre con Arnold Schwarzenegger empuñando el espadón.

Cristal oscuro

Y de la realidad a la animación y esta muy especial, pues sus protagonistas son marionetas. Una historia fantástica en la que los apacibles místicos deberán arreglar el cristal oscuro que se ha roto para que los crueles skekses no dominen su mundo, el del planeta Thra.

Una de las mejores películas de animación de la historia, que en su momento costó un auténtico pastizal (25 millones de dólares), pero que, sin embargo, mereció la pena, por su gran éxito en taquilla y porque, con los años, se ha convertido en una película de culto.

Creepshow

De la mano de George A. Romero llegaron también la gran pantalla cinco historias creadas por Stephen King para unir cinco cortos unidos por secuencias animadas y por una historia detrás sobre uno niño al que sus padres le castigan por leer cómics de terror.

Fue, además, un auténtico homenaje a los cómics de los años 50 de EC Comics, como el de Cuentos de la cripta, que también ha pasado a la historia del cine.

El beso de la pantera

Y para cerrar la lista, una película en la que la protagonista, Irena Gallier, es una mujer medio humana medio felina con la capacidad de convertirse en pantera. Una cinta protagonizada por Nasstassja Kinski, Malcolm McDowell y John Heard que destacó entonces por sus exigentes efectos especiales, los más sofisticados de la época.

La lista se completaría aquel año con otros títulos que, aunque no alcanzaron el éxito ni la influencia del resto, bien merecen ser recordadas: Los amos del tiempo, una peli de animación dirigida por René Laloux; la terrorífica Basket Case de Frank Henenlotter; La cosa del pantano, de Wes Craven (no confundir con La cosa); Cielo líquido, de Slava Tsukerman; Parásito, de Charles Band; o 1990: Los Guerreros del Bronx, de Enzo G. Castellari.

Un legado el de aquel 1982 de fantasía y ciencia ficción que aún hoy es historia del género y que nos dejó para siempre títulos inolvidables. Películas que son parte de nuestra vida…

ADEMÁS: ¿Sabías que el nuevo ‘Hellraiser’ está interpretado por una actriz? ¿Adivinas?