Ana Morgade no puede ser Instagram Foodie por un motivo más que razonable

Ana Morgade no puede ser Instagram Foodie por un motivo más que razonable

Vaya, ya nos hemos terminado la [inserte aquí su comida favorita] y no le hemos hecho ni una foto“. 

¿Cuántas veces se ha escuchado esa frase, nada más llevarse un comensal a la boca, el último trozo de la comida de turno? 

Millones de veces. Y las que te rondaré morena. 

ADEMÁS: Las estrellas más taquilleras de la historia del cine

Y es que hay una premisa básica para forrarte en Instagram: no hacer fotos con hambre. Sobre todo si tus fotos son de comida, uno de los segmentos que más tirón tiene en la red social cuqui por excelencia. 

Pues esto es lo que le pasa a Ana Morgade. Bueno, a Ana Morgade y al 99% de población, que priorizan alimentar el cuerpo, antes que el ego. Y claro, cuando el ego se da cuenta, el cuerpo ya ha dado buena cuenta del alimento. 

No puedo ser Instagram foodie porque me he preparado una pizza casera de llorar a chorro y no he conseguido conger el móvil hasta ahora y la foto, pues mira, no es lo mismo”. 

ADEMÁS: Cuando la simetría explota: 40 imágenes perturbadoras

No es lo mismo porque la cómica y presentadora sólo ha dejado algunos bordes sobre el papel vegetal que demuestra el punto casero de la pizza. 

No obstante, para el recuerdo quedará que Ana Morgade hace unas pizzas de llorar a chorro y la esperanza de que la expresión llorar a chorro comience a popularizarse en cuanto llegue 2021. 

Fotos: Twitter e Instagram