Cómo ponerse morena sin quemarse

Cómo ponerse morena sin quemarse

Es fácil cambiar la oficina por la playa. El ordenador por el sol. Sin embargo, nuestra piel siempre tarda en adaptarse a las vacaciones más que nosotros; provocando que, en ocasiones, sufra.

Uno de los problemas más comunes: las quemaduras. Por ello, es mejor ir preparándonos poco a poco si queremos conseguir un bronceado perfecto y, sobre todo, no quemarnos en el intento. 

Con estos pequeños trucos, adeás, potenciarás al máximo tu moreno y conseguirás que te dure mucho más. ¡Toma nota!

1. Alimentos que ayudan

ponerse-morena-sin-quemarse

Como la mayoría de cambios en nuestro cuerpo pasan por una correcta dieta, el bronceado tampoco se iba a quedar atrás. Existen numerosos alimentos que nos ayudan a potenciar nuestro bronceado. 

Son todos aquellos que contienen una gran cantidad de vitamina A, como el melón, el melocotón o el mango al igual que la zanahoria, muy rica en betacoarotenos que nos aporta de forma natural un tono dorado precioso. El tomate, las espinacas y el brócoli, ricos en carotenoides, también favorecen el bronceado. Puedes tomarlos tal cual, o en zumos y licuados (mejor con piel y pepitas).

ADEMÁS: 5 bebidas de verano que no engordan

Consume aceite de oliva para regenerar tu piel desde dentro y ayudarás a que tenga una textura más suave. 

2. Hidratación

es-facil-cambiar-la-oficina-por-la-playa.-el-ordenador-por-el-sol.-sin-embargo,-nuestra-piel-siempre-tarda-en-adaptarse-a-las-vacaciones-mas-que-nosotros;-provocando-que,-en-ocasiones,-sufra.-

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para evitar las quemaduras cuando nos exponemos al sol, es muy importante que estemos en todo momento hidratadas. No te olvides de llevar contigo una botella de agua fresca con la que poder refrescarte a menudo. Recuerda que beber agua es una manera muy sencilla de cuidar nuestro cuerpo, tanto por dentro como por fuera. 

3. Sobre la depilación

ponerse-morena-sin-quemarse

Si tienes pensado ir a tomar el sol, intenta depilarte con antelación para evitar las quemaduras. Cuando nos depilamos, nuestra piel queda mucho más sensible a los rayos UVA y esto podría provocarnos molestias y que nuestra piel quedara con ese antiestético color rojo. Depílate al menos con 24 horas de antelación y aplícate una crema hidratante cuando termines. ¡Tu piel te lo agradecerá!

4. Una ayuda: el maquillaje

ponerse-morena-sin-quemarse

En la actualidad, existen numerosos productos que simulan un tono bronceado. Los polvos de sol son una magnífica solución exprés. Puedes aplicarlos en tus hombros, en el escote, en los pómulos y en la clavícula y crearás un efecto precioso sobre tu piel. 

ADEMÁS: 10 recetas de verano para comer en la oficina

También existen cremas con color que le darán un aspecto más bonito a tu piel. Incluso toallitas faciales que te aportarán un tono más dorado al instante. Eso sí, hay que aplicarlo de manera homogénea para evitar manchones.

5. La protección es obligatoria

ponerse-morena-sin-quemarse:-7-trucos-para-un-bronceado-rapido

Está bien recordar que si vamos a tomar al sol, debemos proteger nuestra piel. Comienza con una crema con alto protector solar (entre 20 y 50 dependiendo de tu tono) y una vez que ya hayas cogido un poquito de color, puedes pasarte a los aceites, que normalmente tienen un poquito menos de protección. 

ADEMÁS: 10 hoteles en Espala con piscinas que molan mucho

Reparte la crema por todo tu cuerpo e insiste en los hombros y el pecho, las zonas más sensibles a las quemaduras.

6. ¿Bronceado artificial?

ponerse-morena-sin-quemarse

Si eres de las que no les gusta tomar el sol, no te preocupes porque podrás adquirir un bonito tono dorado en cualquier cabina de belleza. Las sesiones de rayos UVA son también otra escapatoria para algún gran evento, como una boda. Puedes coger un bono con unas cuantas sesiones y dártelas poco a poco. 

Eso sí, sé constante y recurre a este método de manera ocasional. 

7. Horarios prohibidos

tomar-el-sol-sin-quemarse

Para evitar las quemaduras es mejor esquivar las horas de sol más perjudiciales (entre las 14:00 y las 16:00) ya que si tomamos el sol cuando más calienta, tendremos más probabilidades de sufrir quemaduras. Si no te queda más remedio, asegúrate de proteger al máximo tu piel y no te olvides de cubrir tu cabeza con un gorro para evitar insolaciones. 

Fotos: Gtres