James Rhodes y la historia del franquista arrepentido (a la fuerza)

James Rhodes y la historia del franquista arrepentido (a la fuerza)

James Rhodes comenzaba el miércoles feliz de la vida e ilusionado con la tarea que tenía por delante.

Tarea que él mismo contaba a sus followers en tres tuits que ya auguraban la que se venía encima pero no la historia de amor/odio que iba a compartir con un franquista. 

“Súper feliz y nervioso de interprestar a Beethoven antes del discurso del Presidente sobre el Plan de Recuperación de hoy. Es divertido, aunque un poco triste, ver cuánta gente está furiosa porque alguien interpreta a Beethoven para ayudar a celebrar la recepción de una puta tonelada de pasta para ayudar a nuestro país a recuperarse”. 

La pieza que ha tocado el pianista ha sido el Himno de la Alegría y, para curarse en salud, James Rhodes también ha avisado que “no he recibido ni un céntimo

ADEMÁS: Posiblemente, los mejores conciertos de la historia

Con el Plan de Recuperación presentado, el Himno de la Alegría interpretado y James Rhodes abrazando la españolidad más que muchos nativos, comienzan las hostilidades en redes sociales, tal y como el músico había predicho. 

De entre todas ellas, James Rhodes decide compartir una en concreto. No es ni más ni menos agresiva que otras muchas que haya recibido, simplemente es la elegida. 

Guiri. Lárgate a tu país. Que las cosas se van a poner calentitas por aquí. Y te conoce todo el mundo. Arriba España y viva el legado de Francisco Franco. Viva la muerte

¿Es esto una amenaza? Claramente. Así que el pianista hace la captura de pantalla y comparte, eso sí, sin exponer la identidad del franquista venido arriba. 

Lo que pasa a continuación no sorprende a nadie. Recogida de cable legendaria y lo que era una amenaza velada, se convierte en una extensa y enrevesada disculpa en la que llega a afirmar que su única falta de respeto ha sido llamarle guiri. Genio. Incluso le llama de usted. La magia de Twitter. 

ADEMÁS: ¿Qué han estudiado los políticos españoles?

Obviamente, tras la bajada de pantalones épica, el franquista arrepentido pide a James Rhodes que borre el tuit en el que expone sus amenazas. “Me estoy poniendo un poco mal con las respuestas“. Y lo dice don “que las cosas se van a poner calentitas por aquí”. 

¿Cómo ha reaccionado James Rhodes a este giro inesperado? Con elegancia, asegurando que ambos aman España y, sobre todo, manteniendo el tuit con las amenazas en su Timeline

Desde luego, si había algo más divertido que el Himno de la Alegría, era poder ser partícipes de esta curiosa y educativa interacción. 

Fotos: Gtres