La historia más asquerosa de Ernesto Sevilla: “Os juro por Dios que es verdad”

La historia más asquerosa de Ernesto Sevilla: “Os juro por Dios que es verdad”

Cada visita de Ernesto Sevilla La Resistencia es motivo de celebración. 

El colaborador del late night de Movistar+ acostumbra a contar historias personales que van desde fiestas recurrentes, su visita a una tienda de toallas o la aparición de la Momia Fantástica. 

Quizás por tener siempre temáticas lúdico festivas, nadie esperaba que su último paso por el programa dejara la que es, de momento, historia más asquerosa que ha contado el cómico. Y, posiblemente, entre las más cerdas que ha escuchado David Broncano en La Resistencia

ADEMÁS: Las peores películas españolas de la historia

Todo comienza con la hermana de Ernesto Sevilla haciendo prácticas de dentista, en una clínica a la que llega un hombre con un puente. Por cierto, un detalle que haya contado lo que es un puente porque, como dice el presentador, todo el mundo lo ha escuchado muchas veces, pero no todos saben qué es exactamente. 

Resulta que estos puentes son de quita y pon y que cada noche se deben quitar y dejar metidos en agua para que se limpien Asqueroso pero efectivo. 

Pues el protagonista de la historia decidió que el puente le quedaba de maravilla y no se lo quitó… ¡en 25 años! Y ojo a la apostilla de Ernesto Sevilla, quien añade que “tampoco se lavó los dientes en 25 años“. Vamos, debía dar gusto hablar con él. 

Obviamente, le dolía. Lo raro es que no se le hubiera caído la boca. 

ADEMÁS: Así han cambiado las estrellas Disney

Cómo sería la cantidad de sarro que tenía el hombre, que “tuvieron que ir limipiándole por turnos“, pues el asunto se demoró durante horas, tal y como ha confirmado Ernesto Sevilla. 

Así, una vez le quitaron todo el sarro y pudieron retirar el puente, encontraron en su interior una ramita. “Encontraron una ramita porque, durante los 25 años, el tío se había comido un tomate, entre otras muchas cosas, una semilla se le había quedado en el sarro y había germinado… ¡os juro por Dios que es verdad! Porque fue, si no le crece una tomatera ahí. Le hicieron fotos y todo”. 

Qué asco. 

Fotos y vídeo: Movistar+