La noche de Negre y Merlos en ‘Sálvame’: momentazos, audiencia y trituración

La noche de Negre y Merlos en ‘Sálvame’: momentazos, audiencia y trituración

Estábamos leyendo un libro en la cama (concretamente Los renglones torcidos de Dios de don Torcuato Luca de Tena) cuando escuchamos un estruendo de cachondeo en Twitter, nos levantamos y allí estaba todo el mundo hablando de lo que sucedía en Sálvame, a donde acudió la mismísima Marta López a hablar del affaire Merlos y sobre la mujer (desnuda o no) que apareció en el cuarto del periodista durante una conexión en directo y todas esas exquisiteces propias de un estado de alarma como el que vivimos. Y en esto irrumpió Javier Negre en Sálvame y el programa se convirtió en una obra maestra del humor y el desparrame.

Alfonso Merlos no apareció en vivo y en directo pero fue su noche y todo el rato se puso en bucle el momento de la chica que pasa por detrás (¿montaje o casualidad?).

Como si nos hubiera leído reñirle cariñosamente por hacer antipolítica en Sálvame y quisiera corregirse, Jorge Javier Vázquez sacó su lado progresista y cívico ridiculizando a Negre, poniendo Grandola Vila Morena para homenajear la Revolución de los Claveles y resumiendo su parecer sobre todo este cuasiescándalo sexual protagonizado por opinadores de extrema derecha con el siguiente pareado: “Si pasas una mala racha, no te folles un facha”.

Aquí va un hilo (gracias por el trabajazo, @Ruben_hermar) en el que pueden encontrar esos hermosos momentos del Sálvame en que la ultraderecha mediática fue triturada sin piedad. 

Impresionante.

¿Y en qué se tradujo este espectáculo televisivo?

Pues en una audiencia descomunal.

Como no podía ser menos.

20 %. Lo más visto del día.

Esto no ha hecho más que empezar.

¿Nos importa un pimiento lo que Alfonso Merlos y Javier Negre hagan con su vida privada?

Absolutamenta nada.

¿Nos fascina su proceso de degradación por un puñado de dólares pasando del periodismo de propaganda al servicio de VOX a ser pasados por la Thermomix de Sálvame?

Rotundamente sí.

Esperamos ver en Sálvame próximamente a Carlos Cuesta, Cristina Seguí, Jorge Bustos y Rosa Díez hablando de cuestiones personales altamente importantes para el país en medio de la hecatombe.

ADEMÁS: Pablo Motos o la insoportable levedad del fascismo