‘Merichane’ (lo último de Zahara) golpea, denuncia y emociona

‘Merichane’ (lo último de Zahara) golpea, denuncia y emociona

Es Zahara una artista superlativa que posee talento y también una de las mejores voces del panorama musical. No en vano suya es una versión de Lucha de gigantes que (oh, Dios) mejora el original. Ella es la Reina de las Versiones y Colaboraciones con Otros Artistas y luego están sus propias creaciones, sublimes y emocionantes. Si nos vamos atrás, ahí está esa obra maestra titulada Con las ganas; más cerca queda La bestia cena en casa, inspirado puñetazo válido com denuncia y también para bailar.

Retoma Zahara a su particularísima forma de denunciar con Merichane, canción que resume en primera persona las numerosas formas en que una mujer puede ser herida. Abusos, desprecio, insultos, trastornos alimentarios, relaciones tóxicas.

Hay un recado, incluso, para su primera discográfica: “Yo estaba ahí/ en las oficinas de Universal/ tragando sermón/ sobre mi gran potencial”.

Duele Merichane (tan el magnífico videoclip como el propio tema) pero, a la vez, llega muy hondo.

El pop entendido como arte mayor, donde tiene cabida algo más que el hedonismo bailable y la superficialidad. Aunque siga siendo pop. Aunque podamos bailarlo. Zahara cultiva un estilo absolutamente único en ese territorio indie en el que se ha asentado. Aunque Zahara no encaja en ninguna clasificación fácil. No es indie ni es mainstream y es ambas cosas.

El rótulo con el que se cierra el videoclip es terrible: “Merichane es el nombre con el que se conocía a la “puta del pueblo. Ese fue mi apodo en el colegio. Tenía 12 años“. Desolación y belleza. Y poder femenino, la energía desatada de una mujer capaz de cantar sus experiencias, de no renunciar a la mostrar la fealdad para, con ello, como si fuera un prodigio, crear belleza.

Hablabamos el otro día de Taylor Swift, estrella del pop definitiva, y es otro ejemplo válido de cómo desde el pop abordar temas cuya profundidad resulta dolorosa. 

Zahara ha vuelto a golpear, denunciar y emocionar con una canción.

ADEMÁS: Ginebras, el grupo indie que tienes que descubrir YA mismo