Monica Bellucci: presente y pasado de una actriz

Monica Bellucci: presente y pasado de una actriz

Monica Bellucci no sólo es conocida por su gran talento somo actriz, sino por su belleza, que no cambia ni un ápice con el paso de los años. Su andadura profesional empezaba a los 16 años, cuando comenzó a trabajar como modelo para prestigiosas firmas como Dolce & Gabbana y Dior, pero en 1990 el gusanillo de la interpretación le picó.

Sus primeros trabajos en el cine fueron pequeñas participaciones en La Riffa y Drácula, de Bram Stoker, en 1991 y 1992 respectivamente, y ya en 1996 era nominada al premio Cesar como mejor actriz de reparto por su trabajo en L’appartement, consolidando así su trabajo como actriz.

Su popularidad fue en aumento después de sus papeles en varios filmes europeos de repercusión, como Malèna, de Giuseppe Tornatore, El pacto de los lobosIrreversible. Su interpretación en este último filme fue muy polémica, ya que exponían una violación explícita y violenta para algunos de forma gratuita. Sea como sea, esa imagen de Bellucci siendo violada en un tunel oscuro no puede borrarse de las retinas de todos los que la hemos visto.

No ha dejado de trabajar en ningún momento, participando en numerosas películas tanto europeas como norteamericanas. Pero la italiana ha sentido especial predilección por el cine negro, participando en varias producciones como la mencionada Irreversible o En el punto de mira. Aun así, no sólo ha cultivado este género, ya que hemos podivo verla en comedias como Astérix y Obélix: Misión Cleopatra, en películas de ciencia ficción como Matrix Revolutions y en otras de acción como Lágrimas del sol, junto a Bruce Willis.

Interpretó a una clásica María Magdalena en La pasión de Cristo, de Mel Gibson, que vino con polémica debajo del brazo. Pero no fue la historia que involucraba a Bellucci la que trajo cola, sino el nivel de violencia que relata en filme. En la película de Gibson, Monica Bellucci interpreta a una María Magdalena al uso, pero no por ello con una carga emocional menos sobrecogedora.

Además, Bellucci ostenta el ¿honor? de ser la chica Bond de mayor edad. Rectifico, tal y como ella dijo, no fue una chica Bond, sino una mujer Bond, y su participación no estuvo exenta de críticas debido a los 50 años que tenía en ese momento. “Parece que los hombres creen que cuando las mujeres ya no pueden procrear, son viejas. Y eso no es cierto. […] Creo que Sam Mendes me eligió a mi porque quería una mujer adulta con la que crear una gran revolución”, dijo respecto a su papel. Y es que Mónica Bellucci sólo es cuatro años mayor que Daniel Craig, pero a la mayoría de los espectadores les resultaba raro la elección de la italiana pero no ponen pegas a otras chicas Bond de 20 años.

Sea como sea, Monica Bellucci ha demostrado que la edad no es una rémora a la hora de continuar su andadura en la industria cinematográfica, algo que deberían tener en cuenta directores y productores. Tenemos Bellucci para rato.

ADEMÁS: Elle Fanning como emperatriz y otros planes de futuro