Vintalogy o cómo ver el futuro de la moda a través de su pasado

Vintalogy o cómo ver el futuro de la moda a través de su pasado

Vintalogy es la tienda vintage más grande de Europa, y está en Madrid. Teresa Castanedo, su fundadora junto a Juan Fraile (también organizan Mercado de Motores el segundo fin de semana de cada mes en el Museo del Ferrocarril), vio la necesidad de dar espacio, y tiempo, a esta cultura que se construye a partir de piezas del pasado pero con miras al futuro. A todos los futuros posibles: el de la moda, el de la industria y el del planeta.

Fuimos a conocer el local de la calle Atocha, el primigenio. Ahora tienen otros en zonas como Malasaña o el centro de ocio X-Madrid.

Allí, entre prendas y accesorios irrepetibles, charlamos con Teresa acerca del proyecto y de su visión.

¿Cómo surge Vintalogy?

Nosotros ya trabajábamos en un entorno de objetos reciclados y vintage a través de Mercado de Motores. Un día, decidimos que era importante que nos focalizásemos en la ropa porque vimos que era el siguiente ámbito económico que iba a moverse con rapidez. Entonces abrimos la primera tienda de Vintalogy en la calle Atocha, que es un espacio grande que nos permite tener todo tipo de ropa. Creo que en Madrid hay muchas tiendas muy buenas de ropa vintage, pero son pequeñas y no tienen demasiada gama para elegir.

ADEMÁS: 10 piezas vintage en las que invertir ahora (y siempre)

¿De dónde traéis la ropa?

Tenemos nuestros proveedores, que son profesionales del sector también. Es decir, nosotros compramos ropa en grandes cantidades que viene de grandes proveedores. Además, también tenemos algunos curators o rastreadores de piezas especiales: son dos o tres personas que buscan ropa seleccionada en algunas partes de España y que nos traen cosas únicas. Como una falda en un tejido poco habitual, una austriaca maravillosa con unos botones en perfecto estado, una pelliza que está como nueva… ese tipo de prendas en vintage se llaman creme.

¿Recuerdas alguna pieza muy especial que hayáis vendido en Vintalogy?

Una de las cosas que más busca la gente son las gabardinas Burberry’s, de cuando la marca Burberry’s tenía un apóstrofe y una ese. Ahora es Burberry. Son unas piezas muy cotizadas porque son vintage de verdad y, sobre todo, porque son muy difíciles de encontrar ya que en la actualidad no se fabrican. Aquí nos llega alguna de vez en cuando.

ADEMÁS: 5 ciudades, 5 looks vintage

El concepto de vintage es todo lo contrario al fast fashion. ¿Qué opinas de este tipo de moda?

Hay una corriente cada vez más amplia, cada vez más fuerte y que hace más pushing en la sociedad en contra del hiperconsumismo textil de determinadas tiendas grandes. Esas grandes cadenas industriales fabrican en Oriente, generalmente, y en macrofactorías. Presentan colecciones casi cada semana. Tú vas de una semana para otra, y es casi todo nuevo porque han acostumbrado al consumidor a que siempre haya algo nuevo, y luego a través de canales como las redes sociales hacen que el consumidor quiera algo nuevo cada semana.

Nosotros defendemos que el consumidor consuma cuando lo necesite. No estamos tampoco en contra de la compra por impulso o el capricho, eso también se debe dar, pero no de la forma en que se está produciendo en la última década. Está demostrado que la gente utiliza una cuarta parte de lo que tiene en su armario. Entonces, ¿para qué lo queremos? ¿Por qué compramos? Nosotros creemos que la gente debe consumir, sí, y no solo ropa sino cualquier objeto, pero cuando lo necesite.

Crisis climática. ¿Habéis notado que por conciencia medioambiental se consuma más vintage que moda rápida?

La gente está conociendo cada vez más las cifras que supone el producir ropa al ritmo en que se está produciendo en la actualidad, lo que eso supone para el medio ambiente y también el tipo de industria que genera, donde se paga de manera muy deficiente gracias a lo cual esas prendas cuestan tan poquísimo dinero. Es una cuestión social y climática, ambas cosas.

ADEMÁS: Moda y conciencia medioambiental, ¿el cambio es auténtico?

¿Cuál es para ti el perfecto look vintage?

A mí no hay vestido que no me guste. Te dan un look muy especial que puedes utilizar de lunes a viernes, no necesariamente para salir el sábado. Te los pones con un jersey XXL y unas zapas y vas superguapa y superespecial. Yo creo que hay que atreverse un poco: ir al armario por la mañana y decir ¿por qué no? También es una manera de afrontar el día a día, de estar de mejor humor…

El vintage es mezcla. El vintage es diversión. Mucha gente lo asocia a ir un poco payaso, pero nada más lejos de la realidad. Y ahora ya que en España nadie mira a nadie por la calle por cómo va vestido, antes sí, no como en Londres, el vestir distinto nos está ayudando a expresar nuestra personalidad y a no ir todos igual.

Un icono de estilo vintage, una tendencia del pasado que te gustaría que volviese y una década única para la moda.

Chloë Sevigny, Woodstock y París años 20.

Fotos y vídeo: Zeleb