Acoso ultra a Rosa Villacastín por entrevistar a Irene Montero

Acoso ultra a Rosa Villacastín por entrevistar a Irene Montero

Cada día busca la horda de troles ultraderechistas su causa (con un tufo a campaña orquestada que tira para atrás) y esta vez tocó atacar la entrevista realizada por Rosa Villacastín a Irene Montero en la revista Diez Minutos. Cierto es que hubo también, al hilo del jaleo, reacciones críticas por parte de una izquierda que, legítimamemte, no entendía que pinta toda una ministra de Igualdad en una publicación de esas características. Bueno. Se puede discutir. Pero por parte de la ultraderecha lo que se hizo fue insultar a Irene Montero por “pija” o inventarse que lleva en las fotografías un Rolex (que, en realidad, es un Seiko).

Y Rosa Villacastín, claro, tuvo que aguantar lo suyo.

Y lo denunció en Twitter.

Asegurando que jamás había visto algo así así en su larga trayectoria como periodista.

Lo de que un periodista tenga que justificarse por entrevistar a una ministra es para hacérselo mirar.

Pero España es así.

Últimamente el acoso ultra está generalizado y todo vale.

Por cierto, que Rosa Villacastín quiso añadir algo más.

O sea, que Rosa Villacastín entrevista a unas y otros por igual, según mande la actualidad informativa.

También es verdad que no hace falta dar explicaciones y que, además, los ultras no van a atender a justificación alguna. Se trata de campañitas organizadas y tan es así que resulta de lo más sospechoso que la controversia sobre la entrevista en Diez Minutos se genere cinco días después de que saliera a los kioskos la publicación.

Lo tenía el fascio apuntada en su agenda y enviaron a los troles, los bots y los grupitos de WhatsApp o Telegrama o lo que sea la consigna correspondiente.

No hay que hacer mucho caso.

Y, por nuestra parte, como si sale Irene Montero en ¡Hola! o Vogue mientras aparezca dignamente y lanzando el discurso adecuado.

ADEMÁS: El escatológico titular de Lecturas que (de verdad9 impacta

Foto: Gtres