Ana Obregón: “Pensar que con 13 años no tenía un mañana, marcó mi vida”

Ana Obregón: “Pensar que con 13 años no tenía un mañana, marcó mi vida”

La bióloga, actriz, presentadora, bailarina, cantante, guionista y escritora, Ana Obregón, ha abierto las puertas de su casa y de su vida a En la Tuya o en la Mía.

Allí la madrileña se ha reencontrado con Bertín Osborne, un amigo al que conoció hace treinta y tantos años y lo hacían riéndose de los estragos que les ha hecho la edad: él con un ataque de gota y ella de ciática.

Anita la Fantástica, como le llaman desde pequeña cariñosamente en su casa, confesaba no ser feliz en este momento de su vida y es que ver a su madre pachucha, después del derrame que tuvo, le ha hecho mucha pupa, aunque, bien es verdad, que va mejorando poco a poco. Ana reconoce echar mucho de menos a su progenitora y que su familia es como una piña.

Ana Obregón se sinceró en su casa con su amigo Bertín Osborne.

También recordaba la reina de los posados veraniegos otra etapa dura, ésta de su juventud, y es que con 13 años le diagnosticaron una especie de tumor en el estómago. Obregón confesaba: Eso es lo que más me ha marcado en mi vida. Pensar que no tenía un mañana a los 13. Y de ahí, de esa operación, viene su famosa cicatriz que las malas lenguas decían que se debía a que está operada de las costillas. Por ello utilizaba trikini en sus fotos playeras para que no se viera esa señal.

Ana ha repasado cómo comenzó en el mundo del cine y su sorpresa tras enterarse de que ella misma era el mito erótico de los hijos de Julio Iglesias (gran amigo de sus padres).

La anfitriona confesó el miedo que sintió al enterarse de que había sido investigaba por la banda terrorista ETA (que guardaba hasta una foto suya firmada).

Ana Obregón demostró que es cierto eso de que es Licenciada en Biología.

Sus amores

Bertín Osborne hizo que su amiga le contara cómo ha vivido los amores más importantes de su vida. Comenzaban con Miguel Bosé, que fue un amor de juventud y como una de sus fans celosa le dió un directo y le rompió un diente a Ana. Robert de Niro, que pudo ser y no fue. Alberto de Mónaco, su empeño en conocer a Obregón y su vals con ella a dos alturas (ella tras un olvido en su maleta llevaba un zapato de tacón y otro plano). Fernando Martín, el gran amor de su vida, alguien imposible de reemplazar para ella. Alessandro Lequio, quien le dió lo mejor del mundo: a su hijo Álex. Davor Suker, un hombre divino y todo un gentleman. David Beckham, sus mensajes y la bronca que le echó su mujer, Victoria, a Ana en el gimnasio. Y su rollete con Darek.

Álex también se sincera

Álex, el hijo de Ana Obregón y Alessandro Lequio también quiso sincerarse ante Bertín Osborne. Se mostró sereno, centrado y sin intención ninguna de morder los micrófonos (eso quedó como imagen para el recuerdo).

El hijo de Ana Obregón hizo una excepción apareciendo en el programa ya que no es muy dado a salir en televisión.

A sus 23 años, Álex, definió a su madre como un ejemplo a seguir y como una amiga más. De su padre dijo que es un cachondo, un personaje. Y asegura llevarse bien con su hermano, Clemente.

Biología y yoga

Además, Bertín Osborne no desaprovechó la oportunidad para comprobar de primera mano si existía de verdad el título universitario de Biología de Ana Obregón. ¡Y para muestra un botón!. El diploma existe y ahí se vió sin trampa ni cartón. La actriz apuntó que en la carrera fue la número dos de su promoción.

Ana y Bertín se lo pasaron como niños.

Para finalizar el programa hubo aperitivo, deporte y muchas risas porque la presentadora quería enseñar a Bertín Osborne algunas posturas de yoga y Bertín, con su altura, su camisa y sus pantalones de pinzas no las tenía todas consigo. Eso sí, la vitalidad, simpatía e imaginación de Anita hicieron el resto.

Fotos: RTVE y Twitter.