Un enfermero del Zendal dimite tras su primer día y cuenta los motivos

Un enfermero del Zendal dimite tras su primer día y cuenta los motivos

El Hospital Isabel Zendal de Madrid sigue siendo noticia de actualidad, pero no precisamente por su calidad asistencial, ni por salvar vidas.

El mismo día que Madrid se entera que un paciente en estado crítico que estaba en este recién estrenado complejo, fue trasladado al Hospital Gregorio Marañón, también ha salido a la luz el nombre de Ernesto Marín, un enfermero que no ha dudado en dimitir de su puesto, tras un único día de trabajo en el centro hospitalario. 

El enfermero no ha dudado en contar lo que vio en el Hospital Isabel Zendal y qué le llevó a tomar esta drástica decisión. Lo ha hecho en Todo es Mentira, el programa de Cuatro, donde la cara de Marta Flich hablaba por sí sola antes las confesiones de Ernesto Marín. 

ADEMÁS: ¿Qué secuelas puede dejar el coronavirus?

Conforme llegué, vi que todo estaba mal y que se vulneraba la seguridad del paciente, sistemáticamente. No estaba de acuerdo y he dimitido“, ha argumentado de primeras. 

Obviamente, la presentadora le ha preguntado por dichas vulneraciones y el enfermero se las ha querido resumir en cuatro puntos. 

Sólo hay tres intensivistas, no tiene laboratorio, ni radiólogo y no hay quirófanos“. A esto se suma una selección de profesionales que ha tenido un “criterio de antigüedad” que ha situado a sanitarios “con poca experiencia en cuidados intensivos“, precisamente donde habían enviado a Ernesto Marín en su primer y último día en el Zendal. 

ADEMÁS: Así es la nueva cepa de coronavirus detectada en Reino Unido

Me parece que están intentando cubrir el servicio con un personal que no puede hacerlo. Mi experiencia puede no ser suficiente para salvar la vida de un paciente”, aseguraba. 

Y es que, a modo de resumen lapidario, el enfermero no duda en reconocer que “es un despropósito al que alguien ha llamado hospital. Puede haber un riesgo para la vida de los pacientes“, ha finalizado, advirtiendo que muchos compañeros “probablemente hagan lo mismo” y dimitan en los próximos días. 

Y eso que los pasillos son grandes y tiene WiFi. 

Fotos y vídeo: Mediaset